Por ser las endoprótesis SETA expansibles por balón, poseen las siguientes propiedades y ventajas:

  • Adaptabilidad a los cuellos arteriales: esta característica permite su empleo en cuellos arteriales irregulares, cónicos, calcificados, extremadamente cortos (menores a 5 mm) o angulados (con ángulos de más de 60º)
  • Gran fuerza radial: las endoprótesis SETA poseen una elevada fuerza radial debido al diseño y a la configuración de los tubos ranurados que forman su esqueleto metálico. Estos factores permiten el tratamiento de arterias con severas estenosis y/o angulaciones críticas.

  • Estabilidad inmediata y a largo plazo: durante el implante, el balón impacta el tubo ranurado contra la pared arterial estabilizando el dispositivo en esa posición.

  • No dilata los cuellos arteriales: Al desinflar el balón , una vez impactado el tubo ranurado, éste deja de ejercer fuerza radial contra la pared arterial evitando la posterior dilatación del la misma a largo plazo.
  • A su vez, algunos modelos de Endoprotesis SETA pueden ser empleados en enfermedades no aneurismáticas.
    La gran fuerza radial de las mismas permite el tratamiento de patalogías obstructivas, dilatando en forma permanente extensas lesiones.
    También han sido tratadas con éxito rupturas aórticas post-traumáticas, úlceras y coartaciones de aorta.


    Estudios científicos y reportes recientes indican que las prótesis auto-expandibles presentan elevados índices de falla debido a migraciones y filtraciones (endoleaks) a corto, mediano y largo plazo. Estos inconvenientes fueron observados aún en series en las que fueron severamente respetadas las indicaciones de uso de las endoprotesis auto-expandibles (cuellos mayores a 15 mm de longitud, y angulaciones menores a 60º). Algunos autores sugieren que este comportamiento es inherente a la concepción de estos dispositivos.