1.) ¿Qué es un aneurisma?

Se denomina aneurisma a la dilatación de un segmento de una arteria. Esta dilatación se debe a procesos degenerativos de la pared y la hipertensión arterial juega un papel preponderante.



2.) ¿Qué es un aneurisma de aorta ?

La aorta es la arteria que tiene su origen en el corazón y distribuya la sangre a toda la economía del organismo. Cuando la dilatación de la aorta se produce entre la arteria subclavia y las arterias renales, el aneurisma se denomina torácico. Por debajo de las arterias renales, el aneurisma se denomina abdominal (AAA). La frecuencia de incidencia es de 20% en la porción torácica y 80% en la porción abdominal.



3.) ¿Quienes pueden tener aneursma de aorta?

Los factores de riesgo para tener aneurisma de aorta son:

  • Antecedentes de familiares.
  • Hipertensión arterial.
  • Dislipidemias (niveles elevados de colesterol y triglicéridos)
  • Tabaquismo.
  • Diabetes.
  • Varones mayores de 50 años (las mujeres también pueden padecer aneurismas pero en una proporción menor: 6 hombres por cada mujer)



4.) ¿El aneurisma de aorta da síntomas ?

Generalmente los aneurismas de aorta son asintomáticos. La mayoría de ellos se descubre por casualidad a través de estudios solicitados por médicos de otras especialidades (urólogos, gastroenterólogos, ginecólogos, etc.). Estudios complementarios (tomografías computarizadas, angiografías, resonancias magnéticas) ponen en evidencia las características de los aneurismas

Cuando el aneurisma da síntomas es debido a que, por su gran tamaño, comprime estructuras vecinas y se manifiesta con dolor o molestia torácica o lumbar. Cuando se rompe, no da tiempo al organismo para que ponga en marcha los mecanismos de compensación. Son cuadros realmente graves y en general provocan la muerte del paciente.

5.) ¿Es muy complicado llegar a un diagnostico de aneurisma de aorta?

Tanto una ecografía como una tomografía o una angiotomografia permiten e diagnóstico precoz de un aneurisma de aorta torácico o abdominal. Son exámenes incruentos, sumamente seguros y sin complicaciones.



6.) ¿Qué pasa si tengo un aneurisma y no lo hago tratar?

La evolución natural del aneurisma es la de crecer con el paso del tiempo. En algún momento de la vida, algunos aneurismas terminan por romperse, poniendo en gravísimo riesgo la vida del paciente.

Las estadísticas indican que el 50% de los aneurismas que se rompen provocan la muerte de los pacientes antes de llegar al centro asistencial. De los que llegan, 50% muere antes de ser intervenido quirúrgicamente. Y de los que son tratados en emergencia, 50 % no sobrepasa el stress quirúrgico. Por consiguiente, un aneurisma roto tiene una probabilidad de éxito quirúrgico de 10 a 15%. Sin embargo, si se lo trata electivamente antes de tal instancia, la probabilidad de supervivencia está entre 94 y 97%.



7.) ¿Qué se debe hacer con un paciente que tiene un aneurisma de aorta?

La conducta a seguir depende del tamaño del aneurisma. Si el diámetro del mismo es menor a 50 mm debe ser controlado anualmente con estudios tomográficos. Cuando alcanza ese valor debe ser tratado.



8.) ¿Cómo se trata un aneurisma de aorta?

Actualmente el tratamiento estandarizado es la cirugía convencional o “a cielo abierto”. El segmento de arteria enferma es reemplazado por una prótesis adecuada para tal fin. Debido a que el paciente es sometido a un elevado stress bajo los efectos de anestesia general, cuando están presentes otras enfermedades (como ser patologías cardíacas o respiratorias) el riesgo quirúrgico aumenta en forma considerable.

Un tratamiento alternativo es el implante de una prótesis endovascular. Por medio de esta técnica, se efectúa un puente o “by-pass” interno que permite que la sangre fluya por dentro de la prótesis evitando la presurización del aneurisma y por consiguiente su ruptura. Por medio de esta nueva técnica, la endoprótesis se introduce a través de pequeñas incisiones en las ingles del paciente. La prótesis es introducida por una o ambas arterias femorales e implantada en el lugar apropiado para excluir el aneurisma de la circulación sanguínea.



9.) ¿Cuál es mi situación si además de un aneurisma de aorta tengo insuficiencia cardiaca , enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o ambas?

Hace 10 años, los pacientes en estas condiciones no eran operados debido a la elevada mortalidad quirúrgica. Era preferible esperar el desenlace (rotura).

En la actualidad, existe la posibilidad de ofrecer a estos pacientes la reparación del aneurisma de aorta por vía endovascular. El abordaje de las arterias desde las ingles y con anestesia local o raquídea, permite el implante de una endoprótesis disminuyendo considerablemente el riesgo quirúrgico. De esta manera se obtiene una eficaz corrección de la patología reduciendo el tiempo de cirugía, con mínima perdida de sangre y sin detener el flujo de la misma. Por consiguiente, el tiempo de recuperación del paciente disminuye considerablemente.



10.) ¿Cuántos tipos de endoprótesis hay disponibles en el mercado?

En el mercado varias marcas de endoprótesis que se dividen en dos clases bien diferenciadas: las autoexpandibles y las expandibles por balón.

Las autoexpandibles han sido aprobadas por las autoridades sanitarias de los Estados Unidos (FDA) y la Comunidad Económica Europea (CE) para ser implantadas bajo normas muy estrictas. Hay parámetros anatómicos definidos; el cuello (la distancia entre las arterias renales y el comienzo del aneurisma) debe tener una longitud mayor a los 15 mm; el ángulo entre el aneurisma y el cuello debe ser menor a 60 grados y la anatomía de las arterias iliacas debe ser compatible con los dispositivos, sin angulaciones o estenosis severas. (ver links con autorizaciones de endoprótesis).

El empleo de endoprotesis autoexpandibles sin tener en consideración estas limitaciones, es un acto ilegal que incrementa considerablemente el porcentaje de fallas de las mismas.

No obstante, estudios hechos al azar internacionalmente revelan un elevado índice de fallas de las endoprótesis autoexpandibles, aún cuando son implantadas dentro de las indicaciones que los distintos fabricantes especifican.

Diferentes trabajos científicos adjudican estos porcentajes de fallas a la naturaleza “autoexpandible” de estas endoprótesis (ver citas bibliográficas)

Por su parte, las endoprotesis expandibles por balón SETA, desarrolladas por LATECBA S.A. , no tienen limitaciones anatómicas para su utilización en el tratamiento de los aneurismas de aorta abdominal (cuello, ángulo, calcio, oclusiones parciales o tortuosidades aórtica o ilíacas). Por su concepción y diseño pueden ser implantadas para el tratamiento de AAA con cuellos virtualmente inexistentes, angulados, calcificados o irregulares. No producen dilatación ulterior de los cuellos aórticos evitando las fugas y las migraciones tardías.